Cómo generar mejores ingresos escribiendo partituras si eres músico

Escribir partituras hoy en día puede ser una forma para generar muy buenos ingresos adicionales como músico. Gracias a la evolución de internet y a la llegada de los dispositivos móviles, se abrió un portal infinito para dar a conocer fácilmente un producto o servicio a través de este medio. Uno de esos productos es el libro: hoy en día vender libros por internet puede convertirse en un gran activo, es decir, algo que nos genere dinero sin necesidad de trabajar por ello directamente. Un ejemplo más claro, es el dinero que recibe de por vida un escritor por haber escrito un libro, tan solo tuvo que escribirlo una vez y de por vida su libro será un activo que le dará muy buenos ingresos ya que seguirá siendo comprado en las principales librerías del mundo.

Esto mismo puede suceder con un músico como tú si desarrollas el hábito de escribir partituras y ves en cada momento para interpretar nueva música, una oportunidad para escribir un nuevo arreglo. Como resultado vas a tener un libro escrito por cada vez que toques, pues al fin y al cabo una partitura es también un libro. ¿Pero cómo puedes dar a conocer la música que tú escribes? Bueno para ello es muy importante saber manejar muy bien un editor de partituras, lo cual será muy crucial para crear contenidos musicales de forma profesional y rápida. Hoy en día un editor de partituras para un músico es como una máquina de tejer para un confeccionista, es una herramienta que te permitirá colocar esa idea musical que suena en tu mente en el papel, ya sea a través de un arreglo o una composición de tu autoría.

Mi historia:

Como ejemplo, quiero contarte una historia sobre cómo he aprovechado la oportunidad para generar muy buenos ingresos adicionales como músico, escribiendo partituras cada vez que un cliente me pide un repertorio particular para su evento: actualmente dirijo una agencia de músicos para acompañar eventos que requieran de música en vivo, donde el único formato musical que promociono es el de cuarteto de cuerdas (que se compone de 2 violines, viola y violonchelo).

Resultaba que para el evento familiar de un cliente, este mismo me solicitó tocar únicamente boleros, ya que para ese día, se iban a celebrar las bodas de oro de sus abuelos y como regalo, querían obsequiarle boleros de los años 60. Esta petición al principio fue un problema ya que no disponía de este repertorio y sobre todo para el formato de cuarteto de cuerdas, pero después se convirtió en una oportunidad ya que de este evento salió un libro con 8 boleros para cuarteto de cuerdas de mi autoría, arreglos que tuve que realizar utilizando un editor de partituras como Finale.

Si no hubiera tenido conocimientos en cómo manejar un editor de partituras, hubiera tenido que rechazar la oferta, ya que escribir 8 arreglos a mano junto con la tarea de escribir partes individuales para cuatro músicos y todo esto para dentro de una semana ¡habría sido imposible!. Como te decía al principio: un editor de partituras para un músico es como una máquina de coser para un confeccionista, imagina ¿qué pasaría si este último tuviera que tejer 8 abrigos dentro de una semana a mano?.

Conclusión:

Al final todo salió muy bien, se realizó una velada muy agradable para mi cliente: quedaron todos muy contentos y obtuve muy buenas ganancias por el evento (incluyendo el trabajo de hacer arreglos). En total se cobró $800 USD (dólares americanos), que acá en mi país equivale a 4 salarios mínimos. Es decir que cada músico recibió un salario mínimo por el evento y yo además de mi salario mínimo, un adicional por haber realizado los arreglos.

Como puedes ver, el hecho de poder escribir tu propia música y tener una herramienta para escribirla te permite darle un valor agregado a tus servicios como músico para así poder cobrar una mejor tarifa por tu trabajo. Pero bueno, después de esta experiencia, te estarás preguntando también si ¿es necesario ser compositor para realizar arreglos y poder usar un editor de partituras como Finale?. La respuesta es que no. Oficialmente yo no soy compositor ni tampoco arreglista graduado de una escuela de composición pero, lo que si es seguro es que he desarrollado el hábito de escribir música, partiendo de la transcripción de partituras y esto me ha llevado por el camino empírico de ser arreglista y compositor.

No quiero decir que no sea necesario estudiar composición y arreglística, que es algo que ayuda a pulir muchas técnicas en cuanto al manejo de la armonía, contrapunto y creación de texturas musicales, pero tampoco es inválido aprender a componer y a hacer arreglos a través del instinto, instinto musical que puedes desarrollar analizando de forma empírica la música que escuchas y escribes; al igual que un excelente chef que empezó como un cocinero aficionado: inició ensayando con pocos ingredientes, luego fue agregando nuevos sabores, equivocándose varias veces, todo esto con mucha constancia y práctica hasta llegar al punto de realizar un excelente plato. Lo mismo sucede con la música por lo que, un buen taller para experimentar con diferentes sonoridades, texturas y colores musicales a la hora de escribir música es aprender a manejar un editor de partituras.

Aprende a producir música y escribir partituras
como un profesional en Finale.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *